English

Venezolano Encarcelado por Expresar su Opinión, Dos Atentados
Nuevo informe de la Fundación de Derechos Humanos (HRF) explica el caso de Francisco Usón

Un ciudadano venezolano que hizo críticas al gobierno presidido por el presidente Hugo Chávez continúa prisionero, en virtud de que una observación suya que fue televisada causó resquemor al gobierno venezolano. Tras una investigación a fondo, la fundación de derechos humanos, Human Rights Foundation (HRF)—una nueva Organización Internacional radicada en Nueva York—ha publicado sus hallazgos y ha adoptado al venezolano Francisco Usón como su primer prisionero político y de conciencia. La HRF está preocupada por la vida de Usón después de que una extraña serie de errores médicos casi acaban con su vida, en dos oportunidades. 

Usón, un General retirado del Ejército, se presentó en un programa de televisión la mañana del 16 de abril de 2004. El programa de ese día tenía como objetivo discutir acerca de las celdas de castigo en la base militar venezolana Fuerte Mara. En tres oportunidades distintas, soldados de tropa habían muerto en incendios dentro de las celdas de castigo, y en el caso de un incidente en particular, el de la base Militar Fuerte Mara, la prensa sostuvo que los soldados habían sido quemados con un lanzallamas.  En dicho programa, Usón explicó que él era ingeniero militar de carrera al tiempo de dar respuesta a varias preguntas técnicas acerca de cómo funciona un lanzallamas. En lo que respecta al Fuerte Mara, él declaró: “sería gravísimo en caso de ser cierto”.

Por dicha opinión Usón fue detenido por la Guardia Nacional el 22 de mayo de 2004 en Puerto Ordaz, Estado Bolívar, Venezuela, mientras recolectaba firmas para revocar el mandato del Presidente Chávez, cuya solicitud se haría ante el Consejo Nacional Electoral.

“Este caso, es una triste indicación del clima de intolerancia y represión que vive Venezuela. La libertad de expresión y el debido proceso están siendo azotados por el gobierno de Chávez, éste es un caso ilustrativo entre muchos otros”, dijo Thor Halvorssen Mendoza, presidente de la Human Rights Foundation (HRF). La HRF ha publicado un informe de nueve páginas, avalado por importantes evidencias y documentos de tribunales que pueden verse ampliamente en su página web. Halvorssen asimismo enfatizó: “durante las próximas semanas iniciaremos una campaña mundial de toma de conciencia en nombre del Sr. Usón. Estableceremos contacto con el Presidente de Venezuela y llevaremos este caso a entidades reconocidas y con autoridad, así como a organizaciones populares. El encarcelamiento del Sr. Usón es un escándalo y debe ser liberado. Él es un prisionero de conciencia y un prisionero político del estado venezolano”.

El presunto delito de Usón abarca el acto de “injuriar, ofender o menospreciar a las Fuerzas Armadas Nacionales de la República Bolivariana de Venezuela” (Artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar). Su condena fue una Sentencia a cinco años y seis meses de prisión.

Las violaciones a derechos humanos en este caso han sido varias; el arresto, el juicio y la sentencia de Usón, así como su posterior encarcelamiento, ha sido manejado por un Tribunal Militar, todo lo cual constituye una clara y abierta violación a las leyes de Venezuela y a los Principios Internacionales de derechos humanos.  Los civiles no pueden ser juzgados por tribunales militares.

Aunado a esto, la orden de arresto de Usón salió de la oficina del Ministro de la Defensa, lo que configura una violación del Principio de separación de los poderes, fundamento de todo Estado Social y Democrático de Derecho y de Justicia como actualmente la contempla la Constitución venezolana de 1999.  En efecto el juez que firmó la orden de arresto de Usón fue destituido y reemplazado por otro al haber manifestado su voluntad de desconocer el caso.

El 23 de agosto de 2004, Usón fue hospitalizado por su delicada condición de salud. Fue transferido de su celda al Hospital Militar Carlos Arvelo. Al día siguiente sufrió lo que parecía una reacción alérgica a una sustancia desconocida.  La reacción fue el resultado de una inyección de epinefrina (adrenalina) suministrada por una enfermera, dejando a Usón en condiciones críticas durante 4 horas.  Usón, que sufre de arritmia cardíaca, requiere un tratamiento que consiste en beta bloqueadores, estos impidieron un efecto mortal sobre él.  El Hospital aseveró que se trataba de un error y que en vez de haber recibido una compresa de adrenalina, la enfermera le suministró equivocadamente la inyección.

El 25 de agosto del corriente año, a Usón le debían suministrar un analgésico, Profenid (2-[3-benzoilfenilylphenyl] (ácido propanóico); sin embargo, la reacción fue la misma que presentó con la inyección de adrenalina del día anterior.  Una vez más, la inyección no pudo inducir el paro cardíaco porque Usón continuaba tomando los beta bloqueadores. De nuevo, el Hospital Militar alegó que se trató de un accidente. El informe médico acerca del incidente desapareció.  Cuando los abogados de Usón pidieron al gobierno que investigaran los incidentes, no tomaron ninguna medida al respecto.  Adicionalmente, el hospital no tiene ningún dato personal sobre la enfermera involucrada en lo sucedido.

En el caso de Usón hay violaciones de más de doce artículos de tratados internacionales ratificados por Venezuela.  Entre ellos, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, La Declaración Americana de los Derechos y Obligaciones del Hombre, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y el Convenio Americano Sobre Derechos Humanos (“Pacto de San José, Costa Rica”).

La Human Rights Foundation (HRF) es una Organización Internacional, apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el hemisferio americano. La Fundación centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, libertad de culto, de asociación con personas de ideas afines, de adquirir y vender propiedades y de entrar y salir del país. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de la HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura y de la interferencia y coacción en asuntos de conciencia. El Consejo Internacional de la HRF está constituido por personas que fueron prisioneros de conciencia como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Armando Valladares, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.

Si desea obtener una copia del informe sobre Usón, por favor visite esta dirección:  www.humanrightsfoundation.org

Contacto Human Rights Foundation, Sarah Wasserman, (212) 246.8486: sarah@thehrf.org
Contacto Gobierno de Venezuela ante la ONU, Franciso Arias Cárdenas, (212) 557.2055
Contaco Gobierno de Venezuela en Washington, Bernardo Álvarez, (202) 342.2214
Contacto Gobierno de Venezuela ante la OEA, Jorge Valero, (202) 625.5642
Contacto Abogado del Sr. Usón, Gonzalo Himiob, ghimiobs@cantv.net

 


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #809
New York, NY 10118
Phone: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.LaHRF.com