English


HRF pide la suspensión del gobierno antidemocrático de Honduras

NUEVA YORK (30 de junio de 2009) —La Human Rights Foundation (HRF) solicitó a los Estados Miembros de la OEA que apliquen la cláusula democrática y suspendan al gobierno de Honduras que derrocó por la fuerza al Presidente Zelaya, debido a que esta situación constituye una grave alteración o ruptura del orden democrático, de acuerdo a la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana.

“En cumplimiento de sus propias normas, la OEA debe realizar todas las gestiones diplomáticas conducentes a reestablecer lo antes posible en su cargo al Presidente constitucional de Honduras”, dijo Javier El-Hage, Director Legal de la HRF. “En caso de que estas gestiones sean infructuosas, la OEA debe suspender sin más al gobierno hondureño de su participación en todos los órganos de la OEA.”

De acuerdo a la Carta de la OEA, “[u]n miembro de la Organización cuyo gobierno democráticamente constituido sea derrocado por la fuerza podrá ser suspendido del ejercicio del derecho de participación” en todos los órganos de la OEA (Art. 9). En esa línea, la Carta Democrática Interamericana establece que el “acceso al poder con sujeción al estado de derecho” es un elemento esencial de la democracia (Art. 3) y que “la ruptura del orden democrático o una alteración del orden constitucional que afecte gravemente el orden democrático en un Estado Miembro constituye, mientras persista, un obstáculo insuperable para la participación de su gobierno” en los órganos de la OEA (Art. 19).

“Es profundamente antidemocrático que la crisis entre los poderes públicos hondureños pretenda resolverse a través del exilio forzado del titular del poder ejecutivo. Las graves acciones inconstitucionales del presidente Zelaya deben procesarse en respeto pleno de sus derechos y garantías constitucionales, y no a través de más actos inconstitucionales”, dijo El-Hage. “Las fuerzas armadas dicen haber actuado en cumplimiento de una orden judicial y con la anuencia del poder legislativo, pero el Art. 102 de la Constitución hondureña prohíbe expresamente la ‘expatriación’ de cualquier ciudadano. Los políticos latinoamericanos deben entender de una vez por todas que el derrocamiento por la fuerza de un presidente, simplemente no es una opción”, concluyó El-Hage.

Como parte de su programa “La Carta Democrática y el Sr. Insulza”, la HRF ha enviado ya cinco cartas al Secretario General de la OEA criticándolo por no activar la clásula democrática contra los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Ecuador, y ha expresado su condena por la reciente resolución de la OEA favorable al gobierno de Cuba, por ser gobiernos que violan impúnemente varios elementos esenciales de la democracia de acuerdo a la Carta Democrática (Art. 3). “El derrocamiento por la fuerza no es el único hecho antidemocrático que debe producir la activación de la clásula democrática. Sea que se autodenominen de izquierda o de derecha, los gobiernos antidemocráticos no pueden participar de los órganos de la OEA”, afirmó la HRF.

La HRF anunció que en las próximas semanas publicará un informe legal del conflicto de poderes en Honduras que degeneró en el derrocamiento por la fuerza del Presidente Zelaya, con la finalidad de individualizar a los responsables de cada una de las violaciones constitucionales que se produjeron y realizar recomendaciones para la resolución democrática del conflicto.

La Human Rights Foundation (HRF) es una organización internacional, apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el continente americano. La Fundación centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de la HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. La HRF no justifica ni aboga por la violencia. El Consejo Internacional de la HRF está constituido por individuos que fueron presos de conciencia como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Armando Valladares, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.

Contacto: Javier El-Hage, Human Rights Foundation, (212) 246.8486, info@thehrf.org


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #809
New York, NY 10118
Phone: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.LaHRF.com