English


La HRF solicita a la OEA que actúe como observador de las elecciones presidenciales, y publica informe sobre crisis democrática en Honduras

TEGUCIGALPA, Honduras (26 de noviembre de 2009) – La Human Rights Foundation (HRF) hizo público hoy un informe legal de más de 200 páginas sobre los hechos ocurridos en Honduras, antes, durante y después del 28 de junio. Además de determinar que la acción de las Fuerzas Armadas fue inconstitucional, el trabajo de investigación concluye que, a lo largo de la crisis de Honduras, la Organización de los Estados Americanos (OEA) actuó como el agente internacional de un Poder Ejecutivo que estaba erosionando la democracia de su país y no como una organización que tiene la misión de promoverla y protegerla.

“Pocos saben que días antes del 28 de junio, en lo peor de la crisis en ese país, la OEA creó una ‘Misión de Acompañamiento’ para ‘presenciar’ la encuesta que había sido rechazada por todas las instituciones democráticas hondureñas”, dijo Javier El-Hage, Director Legal de la HRF. “Y la OEA hizo esto a sabiendas de que la encuesta tenía por finalidad que este 29 de noviembre se eligiera a una Asamblea Constituyente en Honduras, en violación de la Constitución de ese país”, remarcó El-Hage.

El informe legal de la HRF tiene dos partes: una de derecho constitucional, y una de derecho internacional. La primera parte concluye que la Corte Suprema de Honduras —a pesar de tener la autoridad y las condiciones favorables para juzgar exitosamente al Presidente y, en consecuencia, para suspenderlo o destituirlo de su cargo— optó por validar el golpe de las Fuerzas Armadas y la destitución inconstitucional a cargo del Congreso.

La parte del derecho internacional analiza si las actuaciones de la OEA, antes, durante y después del 28 de junio, estuvieron o no de acuerdo a la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana. El informe concluye que, frente a la erosión de la democracia hondureña a cargo del presidente Zelaya, la OEA actuó incorrectamente porque, en vez de activar la cláusula democrática contra él, decidió enviarle una misión de observación y agudizó la crisis de Honduras. Frente al golpe de Estado a cargo de las Fuerzas Armadas, la OEA actuó correctamente en activar la cláusula democrática y condenar esta acción, pero actuó incorrectamente en sus gestiones diplomáticas para revertirlo.

El informe también llega a la conclusión de que el apoyo de la comunidad internacional para la realización de las elecciones del 29 de noviembre es el mejor medio para lograr el restablecimiento de la democracia en Honduras. Sin embargo, en días recientes, el Secretario General de la OEA, apoyado por la mayoría de sus Estados miembros, ha dicho públicamente la observación electoral para el 29 de noviembre “es una cosa que realmente no podríamos ni siquiera considerar”.

“Se trata del mismo Secretario General que hace cinco meses no dudó en considerar la creación de una ‘Misión de Acompañamiento de la OEA’ para que presencie una ‘encuesta de opinión’ que había sido declarada ilegal por el Poder Judicial, y que según el propio Poder Ejecutivo de Honduras, ‘de haber sido exitosa’, habría dado lugar a la elección de una Asamblea Constituyente, este mismo 29 de noviembre”, dijo El-Hage. “Es absurdo condicionar el restablecimiento de la democracia en Honduras, a los caprichos de los mismos políticos hondureños y de los políticos de la OEA que provocaron su rompimiento.”

El informe lleva el nombre “Los hechos y el derecho detrás de la crisis democrática de Honduras, 2009”, y fue elaborado como un proyecto académico de la Human Rights Foundation y el HRF Center for Research on Democracy.

La Human Rights Foundation (HRF) es una organización internacional, apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el continente americano. La Fundación centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de la HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. La HRF no justifica ni aboga por la violencia. El Consejo Internacional de la HRF está constituido por individuos que fueron presos de conciencia como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.

Lea “Los hechos y el derecho detrás de la crisis democrática de Honduras, 2009”aquí.

Contacto: Javier El-Hage, Human Rights Foundation, (212) 246.8486, info@thehrf.org

José Miguel Insulza, Organizacion de Estados Americanos, (202) 458.6836, jinsulza@oas.org


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #809
New York, NY 10118
Phone: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.LaHRF.com