English


La HRF le exige por segunda vez a la OEA que active la cláusula democrática; Segunda carta del proyecto “La Carta Democrática Interamericana y El Sr. Insulza”

NUEVA YORK (15 de octubre de 2008) – La Human Rights Foundation (HRF) hizo pública una carta enviada hoy a José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), denunciando su continua inacción a la hora de cumplir el mandato de la Carta Democrática Interamericana. La comunicación señala las más flagrantes violaciones a los elementos esenciales de la democracia en varios países del continente y las consecuentes violaciones de los derechos humanos de las personas en esos países.

La segunda carta de la serie de misivas del proyecto “La Carta Democrática Interamericana y El Sr. Insulza” se centra en la eliminación de la independencia del poder judicial en Bolivia, Ecuador y Venezuela. La HRF nota como en cada país, diferentes estrategias han servido para un mismo fin: el de quebrantar las instituciones con el propósito de permitir al poder ejecutivo ejercer control sobre el poder judicial.

En Bolivia comenzaron por reducir los salarios de los jueces en un 40%, razón por la cual renunciaron 5 de los 10 jueces del Tribunal Constitucional. A los jueces que quedaban se les siguió un juicio por haber declarado inconstitucional un decreto presidencial que designaba a 4 jueces de la Corte Suprema. Finalmente, se produce la renuncia de cuatro de los restantes magistrados, por lo que, hasta la fecha, queda una única magistrada en el Tribunal Constitucional. Por lo tanto, el tribunal de mayor jerarquía de Bolivia no puede funcionar.

La eliminación de la independencia del Tribunal Constitucional en Ecuador fue aún más rápida. El órgano electoral emitió una resolución que suspendió a 57 de los 100 diputados. El Congreso, ahora controlado por el partido del Presidente Correa, decidió destituir a los nueve magistrados del Tribunal Constitucional que  se habían opuesto a la suspensión de los parlamentarios. Una semana después, el Congreso designó a los nuevos magistrados

El tercero y último caso que toca la carta es el de Venezuela, donde el partido del Presidente Hugo Chávez, con la mayoría simple de los votos en el Congreso (Asamblea Nacional), dictó una ley según la cual aumentó el número de sus magistrados del Tribunal Supremo de 20 a 32 y estableció que tanto su nombramiento como su destitución procederían por simple mayoría de los votos de la Asamblea Nacional. Esta ley viola lo establecido expresamente en la Constitución venezolana, según la cual los magistrados sólo podrían ser removidos por las dos terceras partes de los integrantes de la Asamblea Nacional. El partido de gobierno luego destituyó a todos los magistrados independientes y nombró magistrados acólitos del Presidente Chávez.

Mediante la carta, la HRF también le informa al Sr. Insulza cuales serán los temas en los que se centrarán las cartas venideras. Uno de estos temas es el de las violaciones de las libertades sindicales en varios países del continente. La HRF concluye haciéndole un llamado de conciencia al Sr. Insulza esperando esto lo llevé a rectificar su inacción y le recuerda que lo que está en juego en la historia no es su imagen política, sino las vidas de millones de americanos.

La Human Rights Foundation (HRF) es una organización internacional, apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el continente americano. La Fundación centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de la HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El Consejo Internacional de la HRF está constituido por individuos que fueron presos de conciencia como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Armando Valladares, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.

Lea la carta enviada por la HRF el 15 de octubre de 2008 al Secretario General Insulza aquí.

Contacto: Javier El-Hage, Human Rights Foundation, (212) 246.8486, info@thehrf.org

José Miguel Insulza, Organizacion de Estados Americanos, (202) 458.3500, amfernandez@oas.org


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #809
New York, NY 10118
Phone: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.LaHRF.com