English


Humberto Quintero, torturado y sentenciado en un tribunal ilegal, es el número 5 de los Caracas Nine.  

CARACAS, Venezuela (16 de enero de 2008)- La Human Rights Foundation (HRF) publicó hoy un informe detallando el arresto y la tortura a José Humberto Quintero, un Teniente Coronel de la Guardia Nacional Venezolana. Quintero fue detenido por el gobierno venezolano en enero de 2005 por supuestamente haber capturado al líder terrorista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Ricardo González, mejor conocido como Rodrigo Granda.

“El caso de Humberto Quintero es sólo una instancia de las numerosas violaciones a los derechos humanos y violaciones de derecho internacional, específicamente de aquellas provisiones que prohíben la detención arbitraria, el uso de tortura y el trato inhumano o degradante. El encarcelamiento del coronel Quintero también parece tener una motivación política ya que su arresto se dio en un momento de tensión entre los gobiernos de Colombia y Venezuela debido a la captura de Granda”, dijo Sarah Wasserman de la HRF.

Como Teniente Coronel de la Guardia Nacional y Comandante de la Unidad Anti-Extorsión y Secuestros (GAES) del estado Táchira, Quintero se ganó el reconocimiento de sus superiores por haber liderado varias operaciones exitosas. Ahora se encuentra acusado por el gobierno venezolano de traición a la patria, abuso de poder, ofensas al decoro militar y privación ilegitima de libertad por la captura de Granda en diciembre de 2004. Quintero fue arrestado y llevado a un calabozo de la División de Inteligencia Militar donde por siete días militares venezolanos y miembros de la policía civil lo torturaron.

Granda, el “canciller” y miembro del secretariado las FARC, vivió en Venezuela bajo la protección del gobierno venezolano. Para el momento de su captura, Granda formaba parte de la lista de INTERPOL de guerrilleros buscados por el gobierno colombiano. Según fuentes del gobierno paraguayo, Granda planeó desde Venezuela, en septiembre del 2004, el secuestro y eventual asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente de Paraguay Raúl Cubas.

“En una entrevista con la HRF en la cárcel de Ramo Verde, Quintero nos dijo como fue asfixiado, golpeado y amenazado con secuestrar a su esposa e hija para entregárselas a las FARC. Quintero sufrió heridas internas y dolores en la espalda que todavía lo mortificaban un año después de las golpizas. En esa visita de noviembre de 2006 pudimos verificar el daño que éste sufrió en el tórax”, agregó Wasserman.

“Se conoce que desde la llegada del Presidente Chávez al poder, el gobierno de Venezuela ha estado vinculado a las FARC. Esto fue recientemente confirmado por el contenido de unas computadoras recuperadas por las fuerzas de seguridad colombianas de un campamento de las FARC. Las computadoras contenían mensajes describiendo reuniones en donde los oficiales venezolanos les habrían ofrecido distintos tipos de ayuda a las guerrillas colombianas, incluyendo refugio y armas”, agregó Wasserman.

Según Quintero, las torturas buscaban que confesara su supuesta responsabilidad por la captura de Granda; que había recibido una recompensa financiera; y que miembros de las fuerzas especiales de Colombia y Estados Unidos habían sido parte de la operación. Su confesión forzada fue grabada. Por siete días se le negó acceso a un abogado defensor y por varias semanas después de la golpiza le fue prohibido ver a un medico. Quintero fue sentenciado a tres años y ocho meses de prisión en diciembre de 2007. Un tribunal de apelaciones luego anuló esta decisión al haber encontrado violaciones al debido proceso. Quintero continúa en Ramo Verde mientras se le somete a un segundo juicio por los mismos cargos.

Hasta la fecha, el gobierno venezolano no ha dado una respuesta satisfactoria a las inquietudes de los defensores de derechos humanos sobre las torturas a las que fue sometido Quintero. Tampoco se ha llevado a cabo una investigación independiente sobre el asunto, ignorando varias quejas de parte los de abogados de Quintero y grupos de derechos humanos.

El Proyecto Caracas Nine tiene como finalidad dar a conocer al mundo las personas que son víctimas de persecución por el gobierno venezolano y por sus seguidores. Los Nueve son sólo casos emblemáticos del gran número de abusos a los derechos humanos de aquellos que abiertamente critican al gobierno de Venezuela. De los Nueve, el número 1, Francisco Usón, fue puesto en libertad condicional el 24 de diciembre de 2007.

Para mayor información sobre los Caracas Nine, visite www.CaracasNine.com. Para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela, visite www.DileaChavez.com.

La Human Rights Foundation (HRF) es una organización internacional, apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el continente americano. La Fundación centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de la HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. La HRF no justifica ni aboga por la violencia. El Consejo Internacional de la HRF está constituido por individuos que fueron presos de conciencia como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Armando Valladares, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.

Contacto: Sarah Wasserman, Human Rights Foundation, (212) 246.8486, info@thehrf.org

Lea el resumen del caso de Humberto Quintero aquí.

Lea el informe completo aquí.


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #809
New York, NY 10118
Phone: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.LaHRF.com