English

HRF envía denuncia a Rafael Correa: la prisionera de conciencia Guadalupe Llori es maltratada en cárcel de Ecuador

 

NUEVA YORK (5 de agosto de 2008) — Informaciones recibidas desde Ecuador confirman que personal carcelario de la prisión de mujeres de El Inca, ubicada en Quito, ha venido maltratando a Guadalupe Llori, quien fue privada ilegalmente de su libertad hace más de 8 meses.

En carta dirigida hoy al presidente Rafael Correa Delgado, la Human Rights Foundation le ha hecho un llamado urgente para alertarle que la prisionera de conciencia Guadalupe Llori está siendo sometida a maltratos físicos y sicológicos a manos del personal de la cárcel en la que se encuentra recluida.

Guadalupe Llori, a quien inicialmente se acusó de terrorismo y quien recibió amnistía de la Asamblea Constituyente del Ecuador el 14 de marzo de este año en vista de la inexistencia de pruebas incriminatorias, ha denunciado golpizas, trabajos forzados y denigrantes. Es de hacer notar que la fiscalía de Ecuador no ha podido demostrar la culpabilidad de Guadalupe Llori en ninguno de los cargos de peculado que se le imputan.

Algunos guardias la han obligado a levantarse muy temprano por la mañana para limpiar el piso, arrancar las gomas de mascar que han tirado las otras reclusas y a limpiar las ollas. No conforme, no han dudado en maltratarla físicamente debido a su negativa de permitir violaciones a sus derechos humanos.

Las autoridades del penal también le han prohibido las visitas familiares, por tanto no solamente se encuentra secuestrada sino incomunicada, situación que ha provocado una gran crisis emocional en la prefecta Llori y por la que se encuentra recibiendo tratamiento sicológico. Recientemente también ha sido declarada hipertensa.

De acuerdo al artículo 1 de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, tortura es “todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia”.

La HRF cerró su carta solicitando al Presidente Correa que se pronuncie sobre el caso, recordándole que el Estado ecuatoriano podría ser responsable internacionalmente por tortura si se comprueba que Guadalupe Llori está siendo sometida a estos tratos a manera de castigo.

La Human Rights Foundation (HRF) es una organización internacional, apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el continente americano. La Fundación centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de la HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El Consejo Internacional de la HRF está constituido por individuos que fueron presos de conciencia como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Armando Valladares, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.

 

Contacto: Thor Halvorssen, Human Rights Foundation, (212) 246.8486, info@thehrf.org


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #809
New York, NY 10118
Phone: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.LaHRF.com