English

Reuniones entre las FARC y el Gobierno del Ecuador Revela Doble Discurso en el Caso de Guadalupe Llori

QUITO, Ecuador (18 de marzo de 2008) -- La prefecta de Orellana, Guadalupe Llori, fue arrestada el 7 de diciembre de 2007 en su domicilio por las fuerzas armadas ecuatorianas, debido a su supuesta participación en las protestas de Dayuma.  La prefecta Llori permanece privada de su libertad en la prisión de mujeres de El Inca, en Quito, acusada de terrorismo y sabotaje. La Human Rights Foundation (HRF) se permite nuevamente recordarle al presidente Rafael Correa, la importancia de garantizar el respeto a los derechos humanos bajo la estricta observancia de las leyes y tratados internacionales de los cuales Ecuador es parte.

Guadalupe Llori fue elegida al cargo de prefecta de Orellana por voto popular, y es una de las pocas mujeres en Ecuador que ejercen cargos públicos de jerarquía. En consecuencia, el hecho de que la fiscalía no haya podido presentar, para la presente fecha, evidencias que confirmen acusaciones de terrorismo, revela el sesgo político con el que pudiera estarse tratando su caso. Es más, autoridades penitenciarias han ignorado tres boletas de excarcelación, emitidas por autoridades de la Corte Suprema de Nueva Loja, mientras que recursos de habeas corpus, solicitados en dos ocasiones, le han sido negados a Llori. La prefecta fue destituida de su cargo el 8 de marzo de 2008, por haber faltado a tres sesiones ordinarias consecutivas. Como para fijar posición, la Asamblea Nacional Constituyente le negó recientemente la amnistía, a pesar de habérsela otorgado a otras 399 personas, entre las que se encuentran los demás detenidos por las protestas de Dayuma.

Por otro lado, el ejército colombiano dio muerte el 1° de marzo de 2008, en territorio ecuatoriano, a Luis Edgar Devia Silva, alias Raúl Reyes, considerado como el número 2 del secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Es relevante destacar, que los 27 países miembros de la Unión Europea, los Estados Unidos de América y Canadá consideran terrorista a dicha organización.

El 20 de febrero de 2008, la HRF envió una carta sobre el caso Guadalupe Llori al presidente Rafael Correa, denunciando las distintas violaciones al debido proceso y a otros derechos humanos contenidos tanto en leyes ecuatorianas como en tratados internacionales suscritos y ratificados por dicho país. Algunos medios de comunicación ecuatorianos se hicieron eco de dicha denuncia. El gobierno del presidente Correa acusó recibo de la misma el 27 de febrero del año en curso y hoy la HRF continúa a la espera de los pronunciamientos oficiales en los que se fije posición al respecto.

Del lugar en la provincia ecuatoriana de Sucumbíos, donde pereció Reyes, el ejército colombiano logró recuperar sus computadoras portátiles. Documentos contenidos en dichas computadoras indican que el ministro de Seguridad Interna y Externa del Ecuador, Gustavo Larrea, mantuvo reuniones con Reyes en enero de este año. La admisión pública del hecho, por parte del ministro Larrea, recogida en los distintos diarios nacionales e internacionales durante la primera semana de marzo del corriente año 2008, confirma la autenticidad de dicha información. A través del ministro Larrea, el presidente Correa supuestamente buscaba oficializar las relaciones con la dirección de las FARC. Si bien es cierto que el gobierno de Colombia acaba de firmar un acuerdo con INTERPOL para establecer la veracidad de la información contenida en las computadoras de Reyes, la reacción del ministro Larrea es indicativa de lo pernicioso que pudiera significar para el presidente Correa y los altos funcionarios de su gobierno su contenido.

El presidente de la HRF, Thor Halvorssen, expresó al respecto “Ecuador parece haber devenido en un lugar donde funcionarios democráticamente electos como la prefecta Llori son encarcelados sin pruebas, y destituidos de sus cargos, mientras que miembros del gabinete del presidente Correa admiten haber mantenido reuniones con una organización como las FARC, que ha hecho del narcotráfico, secuestros, asesinatos y terrorismo su forma de vida”.

“Encuentro insostenibles los comentarios del presidente Correa, calificando las protestas de Dayuma como terrorismo y sabotaje. Las supuestas reuniones para dizque oficializar relaciones con una organización terrorista, al tiempo que se encarcela, sin prueba alguna, a personas en ejercicio de su derecho a la libertad de expresión y a protestar de manera pacífica como es permitido en todo estado democrático con base en las normas nacionales e internacionales, demuestran, sin lugar a dudas, un doble discurso del gobierno que dirige el presidente Correa en materia de derechos humanos”, agregó Halvorssen.

La HRF es de la opinión que las actuaciones en el caso de la prefecta Llori traerán consecuencias para el presidente Correa y su gobierno, por cuanto evidencia la intolerancia con aquellos que se atreven a disentir de las posturas oficiales, por lo que insta al gobierno de la manera más respetuosa a tomar cartas en el asunto en defensa y protección de los derechos humanos.

La Human Rights Foundation (HRF) es una organización Internacional, apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el continente americano. La Fundación centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de la HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El Consejo Internacional de la HRF está constituido por individuos que fueron presos de conciencia como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Armando Valladares, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.

 

Contacto: Thor Halvorssen, Human Rights Foundation, (212) 246.8486, info@thehrf.org

Lea la nueva carta enviada por la HRF el 18 de marzo de 2008 al Presidente Correa aquí
Lea la carta enviada por la HRF el 20 de febrero de 2008 al Presidente Correa aquí


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #809
New York, NY 10118
Phone: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.LaHRF.com