English
Human Rights Foundation: Protecting Human Rights in the Americas

Venezuela: HRF condena detención arbitraria de escritor y activista de derechos humanos durante su ingreso a Venezuela

NUEVA YORK (16 de julio de 2012) – Human Rights Foundation (HRF) condenó ayer la detención por cinco horas a cargo del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) que sufrió ayer el escritor y activista de derechos humanos Gustavo Tovar Arroyo. Tovar es autor de los libros “Jóvenes por la libertad”, en el que documenta el pensamiento y creación del Movimiento Estudiantil venezolano de 2007, y “Piel Negada”, un poemario, y es fundador de la organización de derechos humanos “Humano y Libre”, que promueve la no violencia en la lucha por la democracia bajo sociedades dictatoriales. Desde 2011, Tovar reside entre Estados Unidos y México, y en 2011 fue nombrado Senior Fellow de HRF, en reconocimiento a su activismo por los derechos humanos.

“La detención e interrogatorio arbitrario sufrido por Gustavo Tovar es una nueva muestra del hostigamiento e intimidación constante a la que se encuentra sometida cualquier persona que se atreve a disentir en Venezuela”, dijo Garry Kasparov, presidente del Consejo Internacional de HRF y activista pro democracia ruso. “En el 2009, la policía política del presidente Chávez hizo lo mismo con escritores de la talla de Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, y con activistas de derechos humanos como José Miguel Vivanco y Daniel Wilkinson, de Human Rights Watch. Esto ya no nos sorprende”, concluyó Kasparov.

Tovar, un ciudadano venezolano que no cuenta con ninguna restricción judicial para salir y entrar de su país, fue detenido en la madrugada del domingo 15 de julio luego de que su vuelo proveniente de México aterrizara en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía en Caracas. En entrevista telefónica con HRF, Tovar relató que al aterrizar el avión una persona a través de los micrófonos internos de la aeronave le pidió que se presentara en la puerta ya que policías del SEBIN lo esperaban allí. Pese a que el escritor reconoce haber sido tratado con respeto por los funcionarios, señaló que aquello fue un procedimiento inusual e intimidatorio.

Posterior a la detención a las puertas del avión, le pidieron que los acompañase a un centro de detención temporal en el aeropuerto para un interrogatorio. Durante el mismo, agentes del SEBIN, que no se identificaron por nombre, preguntaron a Tovar sobre sus actividades diarias, sobre sus ideas políticas, sobre el tema de su poesía, y sobre su afiliación a organizaciones que defienden los derechos humanos.

Según el relato del propio Tovar, los agentes policiales del SEBIN reconocieron que no tenían ninguna orden judicial estableciendo una causa o indicio que justifique su detención pero dijeron que el interrogatorio era “solamente para salvaguardar la seguridad del Estado”. Según Tovar, los policías del SEBIN fueron gentiles con él, a pesar de que le dijeron que estaban esperando órdenes para llevarlo al Helicoide, sede del SEBIN y lugar donde en el pasado presos políticos prominentes como el actual candidato a la presidencia, Henrique Capriles Radonski, y el ex gobernador de Zulia, Oswaldo Álvarez Paz, han estado encarcelados.

“Lo que es más preocupante de esta práctica intimidatoria de la policía política venezolana no es que tomen presos a escritores, activistas prominentes u otras personalidades públicas, sino el mensaje que estas detenciones envían al resto de la sociedad venezolana”, continuó Kasparov. “Con estos abusos, los autoritarios de todo el mundo buscan silenciar a aquellos cuyas voces tienen menos exposición pública. El mensaje es claro: ‘si se lo podemos a hacer a las personas públicas, claro que te lo podemos hacer también a ti. Y a ti no habrá quien te defienda’”, concluyó.

Tovar relató a HRF que durante el interrogatorio afirmó a los oficiales de inteligencia que él estaba dispuesto a ir a la cárcel por sus ideas en defensa de la democracia y los derechos humanos, a lo que los oficiales respondieron recordándole sobre “la horrible condición de las cárceles venezolanas”. Los funcionarios le preguntaron si se consideraba un preso político, y Tovar contestó que sólo lo sería si lo llegaban a encarcelar después del interrogatorio. Luego de cinco horas de detención arbitraria Tovar fue liberado.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial. HRF centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión y de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener, asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura, y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El trabajo de HRF se funda en el principio de la no violencia. El Consejo Internacional de HRF está presidido por el activista por la democracia ruso Garry Kasparov y se encuentra conformado por individuos que fueron prisioneros de conciencia, tales como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Václav Havel [fallecido], Mutabar Tadjibaeva, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.

Contacto: Pedro Pizano, Human Rights Foundation, (212) 246.8486, info@thehrf.org


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #4515
New York, NY 10118
Teléfono: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.thehrf.org