English
Human Rights Foundation: Protecting Human Rights in the Americas

Venezuela: HRF pide sobreseimiento para ciudadano enjuiciado por usar camiseta  contra la “revolución”


NUEVA YORK (11 de abril de 2013) - Human Rights Foundation (HRF) pide a las autoridades venezolanas el sobreseimiento de la causa de Miguel Hernández, un mecánico automotriz que viene siendo procesado penalmente desde 2010 por vestir una camiseta de Bart Simpson con la inscripción “Hugo me cago en tu revolución” durante un partido de beisbol. HRF también publicó hoy un informe de derecho internacional sobre el caso, que concluye que Venezuela violó el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH). El caso de Miguel Hernández es el noveno que HRF ha documentado a través de su proyecto Caracas Nine.

“El caso de Miguel Hernández es un claro ejemplo de la criminalización a la que están expuestos quienes protestan pacíficamente en Venezuela. El simple hecho de vestir una camiseta ofensiva contra la ‘revolución’ en un partido del deporte más popular en Venezuela, ha condenado a Hernández a un viacrucis judicial por más de 3 años”, dijo el presidente de HRF, Thor Halvorssen. “En cualquier democracia, este juicio jamás se habría iniciado. Las autoridades policiales y judiciales venezolanas no tienen ninguna independencia del ejecutivo, y funcionan como órganos represores de toda expresión contraria al gobierno. El caso de Hernández debería ser sobreseído inmediatamente”, afirmó Halvorssen.  

El informe jurídico de HRF concluye que Hernández fue arrestado y acusado penalmente por autoridades venezolanas por la supuesta comisión del delito de “ofensa a los jefes de gobierno”, únicamente por haber ejercido su derecho a la libertad de expresión. Actualmente, luego de más de tres años, Miguel Hernández continúa sujeto a un proceso judicial penal que podría concluir en una condena a prisión de seis meses a dos años y medio. Desde febrero de 2010, Hernández está obligado a presentarse cada 30 días ante el juzgado que lleva su causa.

“Según el derecho internacional, la libertad de expresión comprende el derecho de los individuos a difundir sus opiniones —incluso aquellas que resulten ofensivas, chocantes y perturbadoras— por los medios de su predilección, y para que estas ideas lleguen al mayor número de personas”, dijo Javier El-Hage, director jurídico internacional de HRF. “El proceso penal contra Hernández por el legítimo ejercicio de este derecho hace a Venezuela internacionalmente responsable”, concluyó El-Hage.

El informe de HRF también concluye que con sus acciones, el Estado de Venezuela violó diversas disposiciones del derecho internacional de los derechos humanos. En particular, Venezuela violó (1) la libertad de Miguel Hernández de emitir opiniones e ideas libremente, aunque estas opiniones ofendan, resulten chocantes o perturben; (2) la prohibición general de penalizar las expresiones, particularmente, aquellas dirigidas contra los funcionarios públicos; (3) la prohibición de penalizar las expresiones manifestadas como expresiones subjetivas o juicios de valor; (4) la prohibición de restringir la libertad de expresión a través de la aplicación de leyes de desacato; y (5) la libertad de difundir las opiniones o ideas libremente, por los medios que se elijan y para comunicarlas al mayor número de destinatarios.

El 10 de septiembre de 2012, Venezuela se convirtió en el primer Estado de América Latina en denunciar la CADH o Pacto de San José de Costa Rica, con la finalidad de evadir la jurisdicción de la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Sin embargo, de conformidad con el artículo 78 de la propia convención, la denuncia no desvincula al Estado de las obligaciones relacionadas con hechos producidos antes de la denuncia, como es el caso de Hernández.

El caso de Miguel Hernández es el noveno que HRF ha documentado a través de su proyecto Caracas Nine (www.CaracasNine.com), el cual tiene como finalidad dar a conocer al mundo los casos de personas que son víctimas de acoso, persecución judicial o encarcelamiento por expresar opiniones críticas o ejercer sus derechos humanos contra la voluntad del gobierno venezolano.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial. HRF centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión y de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener, asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura, y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El trabajo de HRF se funda en el principio de la no violencia. El Consejo Internacional de HRF está presidido por el activista por la democracia ruso Garry Kasparov y se encuentra conformado por individuos que fueron prisioneros de conciencia, tales como George Ayittey, Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Václav Havel [fallecido], Mutabar Tadjibaeva, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel y Harry Wu.

 

Contacto: Jamie Hancock - Human Rights Foundation, (212) 246.8486, jamie@thehrf.org


  • Lea el resumen del caso de Miguel Hernández aquí.
  • Lea el informe completo aquí.


Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #4515
New York, NY 10118
Teléfono: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.thehrf.org