English
Human Rights Foundation: Protecting Human Rights in the Americas

Informe jurídico de HRF: La evidencia sugiere que Oswaldo Payá habría sido asesinado por el gobierno

NUEVA YORK (22 de julio de 2015) – En conmemoración del tercer aniversario de la muerte del activista por la democracia y disidente cubano Oswaldo Payá, Human Rights Foundation (HRF) publicó hoy un informe jurídico que destaca las numerosas violaciones del debido proceso, graves negligencias en el procedimiento de autopsia, comprometedoras declaraciones de testigos y otros elementos probatorios claves que fueron ignorados por el sistema judicial cubano en la investigación del hecho que acabó con la vida del laureado activista. El informe de HRF concluye que “la evidencia excluida de manera deliberada apunta a que los hechos ocurridos el 22 de julio de 2012 no fueron un accidente, sino el resultado de un hecho automovilístico provocado deliberadamente por agentes del Estado”. HRF presentará su informe hoy en la Universidad de Georgetown, en un panel que contará con la presencia de Rosa María Payá, hija del disidente.

“Oswaldo Payá fue el activista por la democracia más importante de Cuba en los últimos veinticinco años, y su asesinato ocurrió bajo fundadas sospechas de responsabilidad estatal en la única dictadura totalitaria que existe en el Hemisferio Occidental. A pesar de ello, son pocos los funcionarios de alto perfil, medios de comunicación y oenegés alrededor del mundo que se han preocupado por exigir una investigación independiente para esclarecer su muerte”, dijo Thor Halvorssen, presidente de HRF. “Con la publicación de este informe exhaustivo —que recopila y destaca la evidencia que hasta el día de hoy ha sido excluida deliberadamente por la maquinaria represiva cubana— HRF espera ayudar a llenar este vacío y, a su vez, apoyar a la familia Payá en su búsqueda por la verdad y la justicia”, dijo Halvorssen.

El conductor del vehículo en el que se transportaba Oswaldo Payá al momento de su muerte, el ciudadano español Ángel Carromero, fue puesto inmediatamente en custodia y trasladado a un hospital luego del hecho. Posteriormente, fue trasladado a distintas prisiones donde permaneció encerrado hasta el 15 de octubre de 2012, fecha en la que fue condenado a cuatro años de prisión por el delito de homicidio vehicular. Dos meses después, Carromero fue trasladado a España gracias a un acuerdo negociado por el gobierno español, y allí negó la veracidad de sus declaraciones en Cuba y denunció que fueron producto de golpes y amenazas propinadas por agentes del Ministerio del Interior. El año pasado, Carromero publicó el libro “Muerte bajo sospecha”, en el que contó lo sucedido durante los meses que estuvo encerrado en la isla.

Luego de analizar toda la información disponible en los meses posteriores a la muerte de Oswaldo Payá, el informe jurídico de HRF concluye que la fiscalía no solo ignoró las denuncias realizadas por la familia Payá, sino que no les permitió participar en ninguna etapa del proceso penal. A su vez, el informe concluye que Carromero fue forzado a grabar un video autoinculpatorio que fue trasmitido en los medios nacionales oficiales y también a nivel internacional.

El informe de HRF también concluye que Ángel Carromero no tuvo acceso a un abogado sino hasta varias semanas después de los hechos, y no tuvo otra opción que contratar los servicios de los abogados que pertenecen al único colegio profesional autorizado por el gobierno cubano, quienes están obligados por ley a desempeñar sus cargos “inspirados en el ejemplo del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz” y “defender la Revolución”. Finalmente, el informe concluye que las autoridades cubanas negaron a la defensa de Carromero acceso al expediente del caso y a los medios de prueba en su poder; que la defensa no pudo ofrecer y presentar nuevos medios de prueba; que ninguna de las denuncias realizadas por cada una de estas violaciones fue investigada y esclarecida por las autoridades cubanas; y que “hasta la fecha, los familiares de las víctimas no conocen la verdad íntegra, completa y pública sobre lo ocurrido a sus familiares”.

“La mejor evidencia disponible —que fue ignorada de manera deliberada por el régimen judicial cubano— sugiere la responsabilidad directa del gobierno en la muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero”, dijo Javier El-Hage, director jurídico de HRF. “Específicamente, la evidencia sugiere que sus muertes fueron el resultado de un hecho automovilístico causado deliberadamente por agentes del Estado, con la intención de asesinar a Oswaldo Payá y a los pasajeros que viajaban con él, con la intención de causarles graves lesiones corporales, o con negligencia grave y aviesa indiferencia frente a un alto e injustificado riesgo por sus vidas”, dijo El-Hage.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial, con énfasis en sociedades cerradas. HRF centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión y de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener, asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura, y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El trabajo de HRF se funda en el principio de la no violencia. El Consejo Internacional de HRF está presidido por el activista por la democracia ruso Garry Kasparov y se encuentra conformado por prestigiosos activistas de derechos humanos, tales como George Ayittey, Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Václav Havel [fallecido], Mutabar Tadjibaeva, Elie Wiesel y Harry Wu.
 
Contacto: Jamie Hancock – Human Rights Foundation, (212) 246.8486, jamie@thehrf.org

Lea el informe jurídico de HRF aquí.




Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #4515
New York, NY 10118
Teléfono: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.thehrf.org