English
Human Rights Foundation: Protecting Human Rights in the Americas

 

Uganda: HRF condena el regreso al Parlamento del proyecto de ley contra la homosexualidad

 

Nueva York (11 de diciembre de 2012)—Human Rights Foundation (HRF) condena que el proyecto de ley de 2009 contra la homosexualidad esté siendo nuevamente debatido en el Parlamento de Uganda. Si bien las relaciones entre personas del mismo sexo ya son criminalizadas en ese país, con penas que van desde los 7 años de prisión hasta la cadena perpetua, el proyecto de ley que se discute esta semana promueve una mayor discriminación contra las personas en base a su orientación sexual, a través de medidas como la obligación de informar sobre “prácticas homosexuales”, la criminalización de la “promoción” de la homosexualidad, la introducción de una serie de nuevos tipos penales e, inclusive, la anulación de cualquier tratado internacional incompatible con el proyecto de ley en cuestión, entre otros aspectos.

“Se especula que la pena de muerte como castigo para el delito de ‘homosexualidad agravada’ habría sido retirada del proyecto de ley”, expresó Thor Halvorssen, presidente de HRF. “Incluso si esto fuera confirmado, las disposiciones restantes del proyecto de ley y las demás leyes vigentes en Uganda que promueven la discriminación contra los homosexuales son igualmente vergonzosas e inaceptables. Todo el mundo tiene derecho a la protección de la ley contra las injerencias del gobierno y las demás personas en su vida privada”, afirmó Halvorssen.

Esta ley prohíbe “toda forma de relaciones sexuales entre personas del mismo sexo” e introduce una serie de nuevos tipos penales conexos. Actualmente, el Código Penal de Uganda de 1950 criminaliza la homosexualidad en su sección “Delitos contra la Moral” bajo el tipo “Delitos contra Natura”. De acuerdo con el código, la comisión de este delito se da “cuando una persona tiene acceso carnal con cualquier persona en contra del orden de la naturaleza […], o permite que un hombre tenga relaciones sexuales con él o ella en contra del orden de la naturaleza”.

El proyecto de ley pretende criminalizar la “promoción” de las relaciones homosexuales, y obliga a las “personas en posición de autoridad” a denunciar el “delito” dentro de las veinticuatro horas de haber tenido conocimiento de él, bajo pena de multa o prisión. A su vez, el proyecto de ley intentaría anular “todo instrumento legal internacional” suscrito por Uganda —específicamente “tratados internacionales, protocolos, declaraciones y convenciones”— “cuyas disposiciones sean contradictorias con el espíritu y las disposiciones consagradas en esta ley”.

HRF considera que estas disposiciones legales incumplen las obligaciones de Uganda en virtud de los artículos 17 (derecho a la intimidad o privacidad) y 26 (protección contra la discriminación) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por ese país en 1995.

“La determinación del gobierno de Uganda de mantener la homosexualidad como delito viola el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Por otra parte, su decisión de anular todos los instrumentos jurídicos internacionales ‘incompatibles’ viola el principio pacta sunt servanda del derecho internacional, según el cual los acuerdos deben respetarse y ser cumplidos de buena fe”, expresó Javier El-Hage, director jurídico de HRF. “El artículo 26 garantiza a todas las personas la igual y efectiva protección contra la discriminación por cualquier motivo, incluido la orientación sexual, y el artículo 17 protege contra las injerencias arbitrarias o ilegales del Estado en la vida privada de las personas”, concluyó El-Hage.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial. HRF centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión y de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener, asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura, y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El trabajo de HRF se funda en el principio de la no violencia. El Consejo Internacional de HRF está presidido por el activista por la democracia ruso Garry Kasparov y se encuentra conformado por individuos que fueron prisioneros de conciencia, tales como George Ayittey, Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Václav Havel [fallecido], Mutabar Tadjibaeva, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel y Harry Wu.


Contacto: Pedro Pizano, pedro@thehrf.org, 212-246-8486.

Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #4515
New York, NY 10118
Teléfono: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.thehrf.org