English
Human Rights Foundation: Protecting Human Rights in the Americas

 

Ecuador: HRF condena sentencia a prisión y allanamientos contra periodista y asambleísta nacional

NUEVA YORK (24 de enero de 2014) – Human Rights Foundation (HRF) condena la decisión de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador (CNJE) dictada la noche del 14 de enero pasado, que confirma la sentencia condenatoria a prisión contra el asambleísta Cléver Jiménez y el periodista Fernando Villavicencio, por haber pedido que se investigue la responsabilidad penal del presidente de la República, Rafael Correa, en los hechos de violencia registrados en la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010. HRF también condena los allanamientos arbitrarios de los domicilios de Villavicencio y Jiménez y el despacho de este último en la Asamblea Nacional.

“Una vez más, el presidente Correa se sirve de la persecución judicial y el amedrentamiento policial para silenciar a las voces críticas, en un país donde el poder judicial está cada vez más sometido al ejecutivo”, dijo Thor Halvorssen, presidente de HRF. “El presidente está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias para acallar cualquier tipo de opinión crítica sobre su rol en la revuelta policial de 2010. No olvidemos que en el 2012, el periodista Emilio Palacio fue condenado a prisión y a pagar una indemnización millonaria a favor de Correa por haber escrito un artículo de opinión que criticaba su proceder durante la misma revuelta”, dijo Halvorssen.

En 2011, Jiménez y Villavicencio presentaron una denuncia ante la Fiscalía General del Estado solicitando que el presidente Correa sea investigado por la presunta comisión de crímenes de lesa humanidad, entre otros, en el marco de la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010, que culminó con la muerte de al menos 8 personas y cuantiosos heridos. La denuncia fue archivada y calificada de maliciosa y temeraria por la fiscalía, y los denunciantes demandados por Correa en 2012 por la supuesta comisión del delito de “injuria judicial”. En un fallo de abril de 2013, la CNJE condenó a los acusados a 18 meses de prisión y a disculparse con el presidente Correa a través de una publicación en cuatro medios de comunicación de alcance nacional, así como a pagar una indemnización de 145 mil dólares a su favor por concepto de daños y perjuicios. El fallo emitido la semana pasada por la Sala Penal de la CNJE declaró improcedente el recurso de casación y confirmó la sentencia.

El 26 de diciembre de 2013 a las 11 de la noche, la fiscalía y un grupo élite de policías encapuchados y fuertemente armados irrumpieron en el departamento que Villavicencio comparte con su esposa y dos hijos pequeños. Los agentes se llevaron todos los computadores, discos y celulares que encontraron, incluidos los de su hijo y su esposa. A la medianoche del mismo día, la fiscalía también allanó el despacho del asambleísta Jiménez en la Asamblea Nacional, donde decomisaron un par de computadores. Posteriormente, el presidente Correa reconoció que él personalmente había ordenado estos allanamientos y acusó a Jiménez y Villavicencio de haber “hackeado” su correo electrónico y cometido el delito de “divulgación de documentos interceptados ilegalmente”, que está tipificado en el nuevo Código Orgánico Integral Penal promovido por Correa pero que aún no se encuentra en vigencia.

En su alocución sabatina del 28 de diciembre, Correa se refirió así a los allanamientos: “Ha habido un gravísimo caso de espionaje y ahí se han encontrado pruebas irrefutables y otras cosas también […] en la oficina del asambleísta se encontraron cosas terribles, terribles. Hasta pornografía se encontró, señores, para que vean la calidad moral”.

En los últimos años, tanto Villavicencio como Jiménez han ganado notoriedad por investigar y denunciar supuestos actos de corrupción gubernamental en Ecuador. Jiménez es asambleísta indígena por la “Alianza entre la Unidad Plurinacional de las Izquierdas – Pachakutik” y Villavicencio ha sido su asesor desde 2010. En su calidad de periodista investigativo, Villavicencio ha publicado los libros “El discreto encanto de la revolución ciudadana” (2010) y “Ecuador made in China” (2013), ambos críticos del gobierno de Correa.

“Internacionalmente, el presidente Correa trata de ganar simpatía entre aquellos jóvenes que se solidarizan con Julian Assange y Edward Snowden, quienes legítimamente creen que las acciones de estos individuos buscan sacar a la luz pública información clasificada importante que se encuentra en manos de gobiernos democráticos, como el estadounidense”, dijo Halvorssen. “Que nadie se engañe. Correa no es ningún paladín de la libertad. Es un autoritario que le tiene alergia a cualquier tipo de crítica. En Ecuador, no solamente se meten presos a los Assange y a los Snowden, sino a los equivalentes de editores del New York Times o presentadores de CNN.  Para Correa, los ‘hackers’ y ‘whistleblowers’ son criminales rematados, y por eso trata de desprestigiar a los periodistas serios de Ecuador asignándole esas etiquetas”, dijo Halvorssen.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial. HRF centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión y de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener, asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura, y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El trabajo de HRF se funda en el principio de la no violencia. El Consejo Internacional de HRF está presidido por el activista por la democracia ruso Garry Kasparov y se encuentra conformado por prestigiosos activistas de derechos humanos, tales como George Ayittey, Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Václav Havel [fallecido], Mutabar Tadjibaeva, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel y Harry Wu.


Contacto: Jamie Hancock, Human Rights Foundation, jamie@thehrf.org, (212) 246-8486

 




Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #4515
New York, NY 10118
Teléfono: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.thehrf.org