English
Human Rights Foundation: Protecting Human Rights in the Americas

Cuba: HRF exige desestimar caso contra Tania Bruguera

 

NUEVA YORK (13 de enero de 2015) – Human Rights Foundation (HRF) condena enérgicamente las detenciones arbitrarias de la artista cubana Tania Bruguera bajo los cargos de “resistencia”, “incitación al desorden público” e “instigación a delinquir”, y exige al presidente Raúl Castro disponer la desestimación inmediata de su caso. El pasado 30 de diciembre, Bruguera tenía planeado realizar una presentación a “micrófono abierto” en la Plaza de la Revolución de La Habana. Sin embargo, agentes de la seguridad del Estado se presentaron en su casa temprano en la mañana y la arrestaron, reteniéndola hasta después de la hora programada para el evento. Bruguera fue arrestada y liberada en dos oportunidades más durante los dos días siguientes. Las autoridades cubanas también incautaron su computadora y pasaporte, impidiéndole salir del país.

“Las únicas ‘armas’ de Bruguera eran un micrófono y su determinación por encender un pequeño haz de luz en la oscuridad de la dictadura militar que ha censurado todas las voces independientes en Cuba durante los últimos 56 años”, dijo Thor Halvorssen, presidente de HRF. “El famoso ‘test de la plaza pública’ de Natan Sharansky explica este caso de manera elocuente: ‘cuando una persona puede caminar hacia la plaza pública y expresar sus opiniones sin miedo a ser arrestado, encarcelado, o sufrir algún tipo de daño físico, entonces esa persona vive en una sociedad llena de libertad. Caso contrario, vive en una sociedad llena de miedo’. Es escandaloso que la dictadura de los Castro haya mantenido a Cuba sojuzgada por el miedo por más de medio siglo”, dijo Halvorssen.

Tania Bruguera es una artista de renombre internacional, destacada en los géneros de instalación e interpretación artística. Recientemente, Bruguera viajó a La Habana para realizar “El susurro de Tatlin #6”, un evento que, en palabras de la artista, “permitiría a los cubanos de a pie hablar con voz propia sobre los temas que les preocupan a punto de comenzar un nuevo año”. La presentación artística, promocionada en las redes sociales bajo la etiqueta de Twitter #YoTambienExijo, estaba programada para el 30 de diciembre de 2014 a las 3:00 p.m., en la Plaza de la Revolución de La Habana. Sin embargo, horas antes del evento, oficiales de la seguridad del Estado arrestaron a Bruguera en su casa de El Vedado. Los agentes, que no presentaron una orden de allanamiento, se llevaron su computadora y algunos equipos, incluyendo un marcador negro y una camiseta blanca con la inscripción #YoTambienExijo. Bruguera fue luego llevada a una comisaría para ser interrogada y fue notificada verbalmente de los posibles cargos en su contra. Permaneció detenida hasta varias horas después de la hora programada para su presentación, y fue liberada luego de ser obligada a firmar “unos papeles”, de los que no se le dio una copia.

Bruguera fue arrestada nuevamente al día siguiente, después de haber convocado por Twitter a una nueva presentación en el Monumento a las Víctimas del Maine, en el Malecón de La Habana. Mientras se dirigía al evento, Bruguera fue detenida por policías en un coche patrulla y conducida a una estación policial. Al día siguiente, el 1 de enero, Bruguera y alrededor de una docena de activistas se reunieron en la prisión Vivac en las afueras de La Habana, y exigieron la liberación de diez activistas que habían sido detenidos por tratar de asistir a la presentación inicial que Bruguera tenía programada en la Plaza de la Revolución. Durante la protesta, agentes de la seguridad del Estado arrestaron a Bruguera por tercera vez en tres días.

“Ha sido muy difícil encontrar a un abogado que esté dispuesto a tomar mi caso. Tienen miedo de hacer cualquier cosa contra el gobierno”, dijo Bruguera en una conversación telefónica con HRF. “La seguridad del Estado me dijo que es mejor si yo salgo de Cuba, pero ellos se llevaron mi pasaporte”, lamentó Bruguera.

En Cuba, los abogados están obligados a afiliarse a la Organización Nacional de Bufetes Colectivos (ONBC) con el fin de ejercer su profesión legalmente. La ONBC es un gremio centralizado controlado por el Estado y subordinado a las directrices del partido comunista. De acuerdo con el preámbulo y el artículo 4 del Código de Ética de la ONBC, los abogados cubanos en el ejercicio de la profesión deben “asumir y contribuir conscientemente desde sus funciones a defender, preservar y ser fieles a los principios que entrañan la Patria, la Revolución y el Socialismo”, y esto debe hacerse “imbuidos de las justas, nobles y humanas ideas del Socialismo e inspirados en el ejemplo del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz”.

“Como fue documentado por la Comisión Internacional de Juristas hace más de 50 años, el sistema de justicia cubano sigue siendo, tanto formalmente como en la práctica, el instrumento preferido del partido comunista para hostigar, encarcelar y castigar a cualquier crítico del régimen de partido único”, dijo Javier El-Hage, director jurídico de HRF. “Uno de los componentes clave de este aparato totalitario es el uso de tipos penales amplios e imprecisos de ‘incitación’ que permiten criminalizar y reprimir hasta las expresiones más básicas de disenso, tales como un evento de micrófono abierto, escribir en un blog o repartir folletos en la calle. El modus operandi de la dictadura cubana es muy similar al de Arabia Saudita, que acaba de condenar al abogado Waleed Abu AlKhair, por ‘incitar a la opinión pública’ simplemente porque administraba un sitio de internet crítico; o al de la dictadura china que encarceló al Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo, por ‘incitar a derrocar los poderes del estado’, simplemente porque escribió y circuló un panfleto pidiendo a Beijing democracia y derechos humanos”, dijo El-Hage.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial, con énfasis en sociedades cerradas. HRF centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión y de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener, asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura, y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El trabajo de HRF se funda en el principio de la no violencia. El Consejo Internacional de HRF está presidido por el activista por la democracia ruso Garry Kasparov y se encuentra conformado por prestigiosos activistas de derechos humanos, tales como George Ayittey, Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Václav Havel [fallecido], Mutabar Tadjibaeva, Elie Wiesel y Harry Wu.

Contacto: Jamie Hancock – Human Rights Foundation, (212) 246.8486, 
jamie@thehrf.org




Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #4515
New York, NY 10118
Teléfono: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.thehrf.org