English
Human Rights Foundation: Protecting Human Rights in the Americas

 

Los 3 millones de dólares pagados a Kanye West por concierto privado son una muestra de corrupción en Kazajistán. El régimen hizo arrestar y deportar a la familia de un disidente desde Italia

Shalabaleyva and her daughter
Foto: uralskweek.kz

NUEVA YORK (11 de septiembre de 2013) – Para Human Rights Foundation (HRF), los 3 millones de dólares pagados al artista estadounidense Kanye West por el concierto privado ofrecido en ocasión de la boda del nieto del presidente Nazarbayev —probable heredero político del régimen— y la persecución implacable de los adversarios del régimen tanto dentro como fuera de Kazajistán, son una clara muestra de los altos niveles de corrupción que aquejan al país.

“Si bien muchos de los críticos de West se han referido de manera vaga a la situación de los derechos humanos en Kazajistán, nos parece importante mencionar un caso concreto. Por ejemplo, en mayo de 2013 el gobierno kazajo, en complicidad con varios contratistas de seguridad privada y un grupo de oficiales de la policía italiana, gestionó el arresto ilegal de la ciudadana kazaja Alma Shalabayeva y su hija de 6 años en los suburbios de Roma. Ambas fueron deportadas sumariamente a Kazajistán en un jet privado. Se trata de la esposa e hija del ex prisionero político y crítico del régimen kazajo, Mukhtar Ablyazov”, dijo Garry Kasparov, presidente del Consejo Internacional de HRF. “En julio, autoridades ucranianas, en complicidad con el régimen kazajo, solicitaron una orden de arresto contra Ablyazov a través del sistema de Interpol. Actualmente, Ablyazov se encuentra en una prisión francesa mientras se analiza la petición de extradición. Tampoco se menciona que en el transcurso de los últimos 6 meses, todos los periódicos, estaciones de televisión, radiodifusoras y periodistas críticos del régimen kazajo han experimentado de primera mano el incremento de la represión y censura por parte del gobierno. Esta es la situación de los derechos humanos en Kazajistán más allá de los titulares”, dijo Kasparov.

“Claramente, Kanye ha optado por ignorar las serias violaciones de derechos humanos que ocurren bajo el régimen dictatorial kazajo, que lleva 22 años en el poder. La realidad es que el dinero que recibió por su presentación proviene del botín robado del tesoro público de Kazajistán. Nursultan Nazarbayev, quien se ha autoproclamado ‘padre de la patria’, ha decretado leyes concediéndose a sí mismo y a su familia inmunidad contra cualquier tipo de acusación penal. La familia Nazarbayev ha acumulado miles de millones de dólares de forma ilícita y ha demostrado no tener escrúpulos para gastarlos, ya sea pagando millones por servicios de consultoría a Tony Blair o a ex miembros del gabinete del gobierno, comprando casas de la realeza a precios sobrevalorados, o simplemente gastando sumas obscenas de dinero en bienes raíces alrededor de mundo, como es el caso de la compra de la mansión más cara de Suiza. Mientras tanto, el régimen presiona o compra los favores de otros gobiernos para perseguir y hostigar a disidentes kazajos exiliados en el extranjero”, dijo el presidente de HRF, Thor Halvorssen.

Alma Shalabayeva es la esposa del empresario Mukhtar Ablyazov, ex ministro de Estado, disidente y cofundador de “Opción Democrática de Kazajistán” (Democratic Choice of Kazakhstan), un movimiento político opositor que hizo frente a Nazarbayev en 2001. En 2003, Amnistía Internacional declaró a Ablyazov prisionero político del régimen kazajo. Posteriormente, en 2011, Inglaterra le concedió asilo político. Actualmente, Ablyazov es objeto de varias demandas civiles iniciadas por el gobierno kazajo en cortes británicas, por la supuesta malversación de millones de dólares del Banco BTA de Kazajistán, el cual presidió hasta su nacionalización en 2009. Ablyazov habría salido de Inglaterra en 2012, luego de ser condenado a 22 meses de prisión por no cumplir con órdenes judiciales que le instruían declarar sus activos. Sin embargo, el 18 de julio de 2013, tres Relatores Especiales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) indicaron que Ablyazov escapó “luego de que la policía británica le advirtiera que su vida corría peligro”, extremo que ha sido esgrimido también por sus abogados.

El 31 de julio, la policía francesa arrestó a Ablyazov en el sur de Francia. Actualmente, las autoridades francesas se encuentran analizando una solicitud de extradición presentada por el gobierno de Ucrania, desde donde Ablyazov correría riesgo de ser devuelto a Kazajistán. De conformidad con el derecho internacional, ningún Estado puede expulsar o devolver refugiados a un Estado donde su vida corre peligro o existe el riesgo de que sea torturado, lo cual se conoce como el principio de no devolución. Sin embargo, la cooperación en materia de extradición es habitual entre las naciones del antiguo bloque soviético.

En julio 2013, el primer ministro italiano, Enrico Letta, manifestó que el arresto y deportación de la esposa e hija de Ablyazov eran “motivo de vergüenza para Italia”. Posteriormente, afirmó: “deseo confirmar en relación a los hechos —que nos han dejado sin palabras— que vamos a identificar cuáles fueron las acciones u omisiones que propiciaron lo ocurrido, las que parecen tener vínculos y motivaciones oscuras”. Por su parte, tres Relatores Especiales de la Organización de las Naciones Unidas emitieron un comunicado de prensa catalogando el proceso de deportación como una “entrega extraordinaria”. Actualmente, se encuentra en marcha una investigación oficial sobre la entrega de Shalabayeva y su hija a Kazajistá.

“Una decisión tímida que llega demasiado tarde”, dijo Kasparov.

Durante las más de dos décadas del régimen de Nazarbayev, el gobierno de Kazajistán ha acosado y perseguido sistemáticamente a miembros de la oposición, grupos de derechos humanos, periodistas y medios de comunicación. En 2013, el Parlamento Europeo aprobó una resolución sobre la situación de los derechos humanos en Kazajistán que critica duramente la prohibición de partidos de oposición y la detención de líderes, periodistas y abogados opositores sobre las bases de juicios que no cumplen con criterios internacionales. En 2009, el Relator Especial de la ONU sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes denunció: “[en Kazajistán existen] numerosas denuncias dignas de crédito sobre golpizas propinadas con las manos y los puños, botellas de plástico llenas de arena y porras de policía, así como sobre pateaduras y la provocación de asfixia con bolsas de plástico y caretas antigás, todo ello con el fin de obtener confesiones de los sospechosos. En algunos casos las denuncias estaban respaldadas por pruebas médicas forenses”.

“La persecución contra Ablyazov y su familia tanto fuera como dentro de Kazajistán, es un caso entre muchos otros. Este es tan solo un ejemplo de la naturaleza cruel y tiránica de la familia que ha gobernado Kazajistán desde la época de la Unión Soviética”, concluyó Halvorssen.

HRF es una organización sin fines de lucro, independiente y apolítica, que promueve la defensa de los derechos humanos a escala mundial. HRF centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión y de asociación con personas de ideas afines. Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener, asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura, y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. El trabajo de HRF se funda en el principio de la no violencia. El Consejo Internacional de HRF está presidido por el activista por la democracia ruso Garry Kasparov y se encuentra conformado por prestigiosos activistas de derechos humanos, tales como George Ayittey, Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Václav Havel [fallecido], Mutabar Tadjibaeva, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel y Harry Wu.
 
Contacto: Jamie Hancock - Human Rights Foundation, (212) 246.8486, jamie@thehrf.org




Human Rights Foundation
350 Fifth Avenue, #4515
New York, NY 10118
Teléfono: (212) 246-8486
Fax: (212) 643-4278 info@thehrf.org
www.thehrf.org